Trucos para prevenir rabietas y ganar en autoestima

Las rabietas pueden ser una de las experiencias más desagradables de la maternidad, especialmente cuando ocurren fuera de casa. Que tu hijo se ponga a gritar en medio del supermercado porque quiere una chocolatina o a llorar desconsoladamente en un restaurante porque no quiere probar lo que tiene en el plato, no es una situación ideal para nadie. Y es que ser madre en una de estas situaciones no es fácil, pero te diré que ser niño tampoco lo es. ¿No me crees? Pues sigue leyendo. Hoy voy a hacer que te pongas en los zapatos de un niño para que descubras por tí mismo cómo podrías prevenir las rabietas con tres sencillos trucos que, además, conseguirán que tus hijos ganen en autoestima.

Sé un niño por un día

Imagina que tienes 3 años. Es sábado y hoy no hay escuela infantil pero aún así tu madre te despierta y lo primero que te dice es «Vamos, levántate.» Sube la persiana y treinta segundos después vuelve con lo mismo: «Venga, que es muy tarde.» Con los ojos aún medio pegados, te saca de la cama y te sienta en la trona a desayunar.

Una vez allí, te pone un plato con una tostada de aguacate y un vaso de leche. Lo miras de reojo y piensas «¡Buf! Otra vez tostada. Hoy no me apetece».

Como tienes 3 años y mucho sueño lo único que te sale decir es «Esto no, esto no, no quiero».

En ese momento tu madre te mira y te dice: «¿Como que no? Te lo comes porque el aguacate es muy sano. Pruébalo.»

Al final aceptas comer un poco. Al fin y al cabo, te has levantado con mucho hambre.

Empiezas a comer cuando tu madre de pronto mira el reloj y te dice: «¡Uy! ¡Pero qué tarde es! No da tiempo a que te lo comas tú solo, deja que te lo dé yo.»  Coge el tenedor y te lo va dando trocito a trocito. En 5 min ya no queda nada en el plato. 

En cuanto terminas, tu madre te dice «Vístete que nos vamos. Ponte esta camisa y este pantalón.». Tu cara en ese momento es un poema y solo te sale decir: «¿Cómo que nos vamos? ¿A dónde? ¿Y esta camisa por qué? Esta no me gusta». Parece que a tu madre no le ha gustado mucho lo que acabas de decir y contesta: «Sí, ponte esta porque vamos a un sitio elegante y no puedes ir hecho un desastre.»  Entonces en ese momento empiezas a llorar y a gritar desconsoladamente.

Un niño que siente que su opinión no cuenta se frustra más fácilmente

Si has conseguido conectar plenamente con el niño de la historia anterior te habrás dado cuenta de que puede llegar a ser muy frustrante ser un niño. No saber lo que va a ocurrir, no saber dónde vas a ir y no poder tomar decisiones sobre tu vida puede acabar desesperando a cualquiera. ¿Y cómo mostrarías esa frustración? Como adulto, seguramente le harías saber a la persona que te ha despertado que esa no es manera de empezar el día, que quieres cierta autonomía y que te gustaría saber con un poco más de tiempo qué planes vais a hacer para así por lo menos ir preparado mentalmente. Seguramente de decir cómo te sientes y lo que necesitas, os sentarais a hablar para buscar una forma de satisfacer a ambos.  Eso como adulto. Pero… ¿y si tuvieras tres años y no fueras capaz de expresarte adecuadamente ni tuvieras esas mismas habilidades sociales que tienes ahora de adulto? Pues no te quedaría otro remedio que ponerte a llorar y a gritar para expresar lo que sientes.

Cómo prevenir las rabietas con tres sencillos trucos

En este punto habrás comprendido algunos de los motivos que pueden llevar a un niño a tener una rabieta. Te dejo tres trucos que te ayudarán a prevenir conflictos y rabietas y que favorecerán que tus hijos ganen en autoestima, en capacidad de tomar decisiones y en gestión del tiempo. 

1. Ofrécele al menos dos opciones
Cuando haya que tomar una decisión que afecte a tus hijos y, siempre que se pueda, déjales que elijan. Por ejemplo, puedes dejarles elegir su ropa, o el cuento que leeréis esa noche o la película que veréis en una tarde de cine.  En algunas ocasiones, la elección sí importa. En ese caso, puedes darles a elegir entre dos o más opciones que sean válidas para tí. Trata de evitar dejar abiertas opciones a las que sabes que dirás que «NO» porque entonces te expones a que acabe saltando, y con razón. Te voy a poner un ejemplo. En el postre puedes preguntarle si quiere plátano o manzana. No dejes que elija lo que quiera si luego te va a molestar que escoja la palmera de chocolate por ejemplo.
2. Anticipa siempre lo que va a pasar después
Como hemos visto en el ejemplo del principio, puede llegar a ser muy molesto que otras personas organicen planes que te incluyen sin tú enterarte. También puede llegar a serlo el estar haciendo una actividad que te gusta y que de repente otra persona diga que tienes que dejarla ya de ya. Por eso, anticipar es esencial. Por ejemplo, si vais a iros del parque, si tiene que dejar los juguetes y meterse al baño y, en definitiva, si va a tener que dejar de hacer una actividad que le guste o si vais a tener que iros a algún sitio, avísale al menos 5 o 10 minutos antes. Así su cabeza puede ir preparándose para dejar lo que estaba haciendo y cambiar de actividad.
3. Anticipa con tiempo acontecimientos importantes
Anticipar un poco antes lo que va a ocurrir después puede ser muy útil para situaciones del día a día, pero para acontecimientos importantes o que se salen de lo habitual avisar con 5 o 10 min no es suficiente. En esos casos es importante avisar a tus hijos días antes para que no les pillen de improviso. Ejemplos de este tipo de situaciones serían si vais a ir al médico, si va a quedarse el fin de semana en casa de los abuelos o si vais a iros de viaje por ejemplo. 

Hazle sentir que cuenta

Tus hijos se sienten seguros de sí mismos cuando sienten que son capaces de tomar decisiones y que se les tiene en cuenta. Por eso, dejarle elegir y anticipar lo que va a ocurrir no solo te hará prevenir conflictos y rabietas sino que también mejorará su autoestima. Y, lo creas o no, crecer con una autoestima sana es la base para tener una buena salud mental. Porque una persona con una autoestima sana:
  • Se siente bien consigo misma
  • Es capaz de tomar sus propias decisiones sin dejarse manipular por los demás
  • Asume responsabilidades con más facilidad
  • Afronta nuevos retos con entusiasmo
  • Confía en su capacidad para resolver sus propios problemas y no tira la toalla a la primera
Y todo es esencial para poder ser más feliz y para desarrollar todo tu potencial. Como madre, sé lo importante que es saber que tus hijos son felices y que se sienten bien consigo mismos. Por eso, estoy decidida a mostrarte las claves para que tus hijos crezcan con una autoestima sana. Consigue aquí tu plaza gratuita en el taller «7 claves para potenciar la autoestima de tus hijos estas navidades» y descubre cómo ser el adulto que tus hijos necesitan para ser felices ahora y en el futuro.
at, email, send

Que tus hijos desarrollen su potencial es cuestión de información y constancia.

Recibe nuevos consejos sobre crianza y educación en tu correo electrónico cada semana solo por registrarte. 

Responsable: Escuela Creando Alas | Finalidad: suministrar cursos. | Legitimación: Su consentimiento al completar el pedido. | Información adicional: Encontrará información adicional sobre nuestra política de privacidad en el enlace al pie de esta página. Asimismo, mediante la aceptación de la «Política de Privacidad» estás dando el consentimiento expreso, salvo que manifiestes expresamente lo contrario, para que se puedan utilizar tus datos personales con el fin de enviarte publicidad relacionada con nuestros productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarte a eventos organizados por Escuela Creando Alas.

2 comentarios en “Trucos para prevenir rabietas y ganar en autoestima”

  1. Estos consejos son geniales! Yo soy casi meiga como dices en la newletter jajaja si estamos comprando y llora porque quiere algo seguramente es porque tiene hambre, llora cuando su padre desaparece y se va sin decirle adiós (para que no llore..) y le da rabieta cuando está cansada y tiene sueño… Todo esto a base de estar 24h con ella y leer muchos muchos artículos geniales como este! ❤️ Aunque eso no quita que discutamos las dos, me den a mí rabietas de adulto y le grite de vez en cuando… Pero tratamos de arreglarlo con mucho amorr😋❤️ (peke de 2 añitos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
Chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 Me llamo Cristina. ¿En qué puedo ayudarte?